Pipeta graduada

Todo laboratorio debe estar bien equipado, con los instrumentos y materiales que funcionen como debe ser. Las pipetas graduadas forman parte de los instrumentos que se necesitan en un laboratorio para realizar los experimentos y demás procedimientos.

Al igual que una pipeta volumétrica, este tipo de pipeta es utilizada como uno de los medios de medición de una alícuota de líquido, pero claro, la diferencia radica en la precisión de la medida y en la practicidad. Pero, ¿Qué es una pipeta graduada? ¿Para qué sirve? Y ¿Cómo se utiliza?

¿Qué es una pipeta graduada?

La pipeta graduada es un tubo recto de cristal, y en algunas ocasiones de plástico con un estrechamiento en uno de sus extremos, conocido como punta cónica y en otros extremos cuenta con una boquilla. Se encuentra calibrada en pequeñas divisiones para medir diferentes cantidades de líquidos entre 0,1 y 25 ml.

Tiene un cuello ancho que hace que sea mucho menos precisa que la pipeta volumétrica. Se emplea para tomar volúmenes de soluciones donde no se requiere de alta precisión, se utiliza en los laboratorios para trasladar cantidades de líquidos de un lugar a otro.

La función de este instrumento, “la pipeta graduada”, se basa en la medición de alícuotas de un líquido con bastante precisión, la cual tiene escalas en ml a través del tubo que hace posible ver el líquido y la escala indicando distintos volúmenes.

Junto a la pipeta se emplea la propipeta, instrumento de laboratorio el cual permite succionar el líquido y completar el proceso de transferir todo tipo de líquido de un envase a otro. Aunque para esta acción también puede emplearse una pera de succión que posee la misma función de la popipeta.

La función de estas dos herramientas es evitar la succión con la boca de líquidos venenosos tóxicos o corrosivos que puedan emitir vapores.

Historia de la pipeta graduada

Aunque la mayoría de las personas consideran que fue Louis Pasteur el que invento las pipetas, lo cierto es que los primeros ejemplos de usos, se trasladan a tiempos atrás al final del siglo XVIII, cuando el químico y farmacéutico francés Francois Descroizilles desarrolló el alcalímetro, el cual era el precursor de la pipeta.

La palabra pipette entro a formar parte de la lengua inglesa en el año 1818, mucho antes de que naciera Pasteur, por esa razón, no se atribuye a él la creación de este instrumento de laboratorio. Claro la palabra pipette es un préstamo del idioma francés donde la palabra significa pipe o pipa. Claramente, esta palabra fue adoptada para darle un significado de tubo pequeño a esta grandiosa herramienta.

Para el año 1824, Joseph Louis Gay-Lussac utilizo este término para referirse a un término médico de laboratorio. Realizándoles unos pequeños cambios a la obra de Descroizilles, la llamó como pipeta en un artículo. Luego de 15 años, en una obra de Andrew “Ure A dictionary of arts, manufactures, and mines” se pudo leer como se lograron los resultados en unos experimentos gracias a la ayuda de la pipeta.

En lo que tiene que ver con Pasteur, su pipeta consistió en un simple tubo de cristal con un apósito de algodón en su extremo que permitió el paso del aire, pero que dejaba filtrar microbios. Hoy en día, los goteros oculares o las pipetas cuentagotas se les reconoce con el nombre de pipetas Pasteur, término que se adoptó para finales del siglo XIX.

Los primeros registros que se conservan datan de los años 1899 cuando en una obra se puntualizó que se debe introducir en una pipeta graduada la sangre que se desee analizar. Para ese entonces, los científicos comenzaron a crear el vacío necesario para que funcionará satisfactoriamente con la boca, pero de esta manera el pipeteo bucal provocó numerosas infecciones.

Para los años de 1940 en adelante se innovo con las pipetas de plásticos que hizo posible que la utilización de este instrumento fuera más empleada ya que se podía producir con mucha más rapidez y no representaba un coste muy alto el comprarlo.

En el año 1957 el Dr. Heinrich Schnitgr patento la primera micropipeta, pero se tuvo que esperar hasta el año 1961 para que esta se comercializara.

¿Para qué sirve una pipeta graduada?

La pipeta graduada sirve para medir diferentes volúmenes de líquidos. El uso de estas pipetas se hace mas necesario en los laboratorios de química, medicina, y en biología. Además de su función en los distintos laboratorios de la ciencia, las pipetas graduadas también son útiles en el campo de la viticultura. En este ámbito se emplean las pipetas para transferir el vino de un recipiente a otro, en las adegas o bodegas donde se recolecta y almacena el vino.

Gracias a que posee una escala graduada, permite medir diferentes volúmenes de líquidos, sin embargo, para realizar la medición de una manera mucho más efectiva es necesario que se escoja la pipeta según el volumen exacto que vaya a ser medido. Por otro lado, la pipeta debe colocarse aproximadamente a unos 6 mm del fondo del envase para poder recoger el líquido que vayas a medir.

Características de la pipeta graduada

Debido a que existe una gran variedad de pipetas, es necesario que conozcas las características de una pipeta graduada para que puedas distinguir la mejor de ellas. Igualmente, para que puedas usarlas correctamente es necesario que conozcas bien como son. La pipeta cuenta con un único cuerpo solido que lo conforma, por lo que debes reconocer cuáles son sus partes.

  • El material con el que se fabrican las pipetas graduadas puede ser en plástico y también, en vidrio de borosilicato (Pyrex), que son las más comunes y preferidas por todos debido a las propiedades de durabilidad por las que se conocen y también porque no son desechables.
  • Las dimensiones de la pipeta graduada dependerán de la pipeta que decidas comprar. Las cuales, puedes conseguirlas desde los 25 ml, y los más usados frecuentemente: 0,5 ml, 1,5 ml, 5 ml y 10 ml.
  • En lo que tiene que ver con la graduación, la medida se toma en mililitros, la cual es una dimensión que se refiere a la milésima parte de un litro. Esto es por lo general con líquidos a 20º C, correspondiendo a las divisiones a 1/100, lo que indicaría que las dimensiones pueden abarcar de una división a otra. Las pipetas graduadas pueden ser de uno o de dos aforos.
  • La precisión de la pipetas graduadas es mucho mayor que la de la pipeta Pasteur, pero tiende a ser menor que la pipeta volumétrica. Mientras este instrumento sea más pequeño, la precisión será mayor. Las mediciones pequeñas hacen posible medir en un modo más preciso los fluidos, mientras que las pipetas de mediciones con volúmenes más grandes permiten realizar una medición menos precisa.

Usos de las pipetas graduadas

  • Aprende a tomar de la manera correcta la pipeta, la cual corresponde a tomarla por el tercio superior, entre el dedo medio y el pulgar.
  • La pipeta graduada dispone de la graduación para determinar el volumen pero para una medición efectiva, la capacidad total es mucho más precisa que las medidas intermedias. Por esto se recomienda escoger las pipetas de acuerdo al volumen exacto que necesites medir.
  • Aproximadamente, la pipeta debe colocarse a unos 6 mm del fondo del envase para poder recoger el líquido a medir.
  • No se recomienda succionar el líquido con la boca, esto pudiera causar algunos riesgos. Para tal fin existen las propipetas o las bombas, cerrando con la punta del dedo índice la boquilla al llegar a la medida que requieres.
  • Para llenar la pipeta puedes hacerlo por medio de ascensión o de inyección.
  • Cuando el líquido se encuentre dentro de la pipeta, debes colocar este utensilio en un ángulo de 10 a 20º C.
  • Cuando desees liberar el líquido solo tendrás que levantar el dedo índice.

Adicional a esto, es normal que las pipetas graduadas contenga en el tubo junto con las especificaciones un acrónimo inscrito con las letras “AS”. Dicho acrónimo generalmente se encuentra debajo del volumen de la pipeta e indica la precisión de la calificación. La letra “A” significa la precisión de más alto nivel, y en el caso de la letra “S” significa entrega rápida.

¿Cómo funciona una pipeta graduada?

  • La pipeta graduada debe ser colocada para que ascienda el líquido por encima del aforo superior.
  • Luego se procede a graduar con la perita o con la propipeta, esto se hace al colocar tu dedo índice de manera que cierre la punta para evitar que descienda la sustancia.
  • Se debe disminuir leve y lentamente la presión ejercida por el dedo hasta que el líquido comience a bajar. Luego se vuelve a presionar el menisco del líquido cuando llegue a 0, en caso de que el líquido haya descendido se puede comenzar nuevamente.
  • El paso que procede a continuación es el de trasladar la pipeta al recipiente de destino.
  • Se debe disminuir nuevamente la presión del dedo hasta que se llegue a la cantidad de mililitros necesarios.
  • En caso de las pipetas graduadas, para poder vaciarlas completamente, se puede sacar el dedo totalmente y debe caer por completo el contenido, pero nunca se debe forzar la caída de la última gota.

La pipeta graduada se puede medir en distintos volúmenes del líquido, ya que lleva a una escala graduada.

Importancia de las mediciones correctas con las pipetas graduadas

En un laboratorio es de mucha importancia el manejo correcto del materia volumétrico, ya que este material es empleado en cualquier análisis clínico, lo que quiere decir que muy seguido se utiliza para realizar los exámenes. Cuando se maneja de la manera correcta es mucho más seguro que los resultados sean correctos.

Existen materiales de mayor precisión que otros, como ocurre en el caso de los materiales volumétricos como la pipeta graduada. Como debe tenerse mucho cuidado con la manera en la que se utiliza, la mayoría de los proveedores estipulan la marca, temperatura a la que está calibrado y el rango de error, el número de catálogo y el país en el que se ha elaborado la pipeta, incluso, algunos tienen escala.

Otras de la manera en la que se puede resguardar la confiabilidad de los resultados es manteniendo protegidas la pipetas graduadas de toda contaminación.

¿Cómo usar los diversos tipos de pipetas?

Dentro de la calibración de las pipetas existen cinco grados de estas ampliamente utilizadas, las cuales tienen pautas y requisitos específicos con respecto a su uso, mantenimiento, prueba y medición.

Las cinco clases de pipetas incluyen sus versiones desechables de transferencia, graduadas, serológicas, monocanal, repetidas y multicanal. Desde el gotero de pipeta hasta la pipeta dispensadora de repetición avanzada. Por lo que debes saber cuales son los diversos tipos de pipetas y de cómo se utilizan para que al final puedas conocer cuál es la diferencia con las pipetas graduadas.

Pipeta desechable / de transferencia

Dentro de todas las clases de pipetas, este es el tipo más básico, no se trata de una pieza sofisticada de equipos de laboratorio, por lo que su utilidad es solo para mediciones aproximadas. Cuando se usa una de estas pipetas es necesario que se sigan las técnicas de pipeteo estándar. Siempre que se utilice una pipeta nueva es necesario que luego de realizar la prueba se deseche. El líquido debe aspirarse a unos 90 grados, dispensando en un ángulo de 45 grados y tocando para asegurar de que se dispense todo el líquido.

Pipeta graduada / serológica

Cuando se usa este tipo de pipeta, el volumen final se obtiene calculando la diferencia del nivel del líquido antes y después de dispensar dicho líquido, de forma muy similar a una bureta. Esta es la técnica estándar para usar una pipeta graduada:

  • Debe sostenerse muy bien la pipeta en solución, de tal manera que no toque el fondo.
  • Apriete el bulbo y fíjalo en la parte posterior de la pipeta.
  • Sostén el dedo índice sobre la pipeta para poder controlar la aspiración de volumen.
  • Resta la cantidad necesaria en un vaso de precipitado, para que puedas separar la cantidad mientras mantienes a la altura de los ojos para poder asegurarte de que estas usando la medición adecuada.
  • Mide la solución desde el fondo de los meniscos la superficie en forma de media luna del líquido que es visible en la pipeta que estés empleando.

Pipeta de un solo canal

Se trata de un solo canal, el cual es un instrumento que luego de usarse puede ser esterilizado, a diferencia del primer tipo de pipeta que es desechable. Normalmente, es un diseño de desplazamiento de aire que produce resultado de medición precisa con el uso de una punta desechable. Y para esto existen 2 técnicas que se asocian al pipeteo de un solo canal y estas son:

La técnica directa: Es la técnica más común para las mediciones de pipeta. Se utiliza al presionar el émbolo para detener primero y luego para sumergir ligeramente la punta de la pipeta en el líquido, aspirando el émbolo para detener primero y sumergir lentamente evitando las burbujas. Para dispensar el líquido debes colocar la punta contra el costado del receptáculo, luego presionar lentamente el émbolo a través de la primera parada hasta que la posición final del soplado toca la última gota de la punta.

Técnica inversa: Al trabajar con soluciones viscosas o con soluciones que son propensas a crear burbujas puedes optar por la opción de usar la técnica de pipeteo inverso, donde se minimizan las interferencias de las burbujas de aire. Para emplear esta técnica, debes presionar el émbolo hasta la tercera posición del tope, sumergiendo ligeramente en el líquido y lentamente liberando el émbolo hasta la parte superior y aspirando el líquido hacia la punta. Coloca la punta de la pipeta contra la pared del receptáculo y presionando el émbolo hasta el primer tope para poder mantenerlo en su lugar, luego puedes retirar la punta. De esta manera tendrás una muestra de líquido que permanecerá en la punta pero que no formará parte de la medición.

Pipeta multicanal

La tecnología y la técnica que están detrás de este tipo de pipetas son muy similares a la pipetas de un solo canal, con la única diferencia de que necesitan más de una punta a la vez dado que tienen que aspirar el líquido al mismo tiempo desde el pozo en múltiples canales para asegurarse de que los niveles de líquido aspirados sean equivalentes, luego puedes dispensar en los pozos de placas o en sus tubos. La técnica aplicada es muy parecida al canal único, pero los resultados serán muy diferentes.

  • Instala la punta adecuada a cada uno de los canales y luego configura el volumen deseado.
  • Mantén la pipeta en posición vertical y presiona el émbolo hasta el primer tope.
  • Sumerge la punta en el líquido, suelta el émbolo en la posición de reposo.
  • Coloca la punta a unos 45º contra la pared del recipiente destinado a recibir el líquido.
  • Presiona el émbolo hasta la primera parada y espera unos pocos segundos para luego presionar el émbolo hasta la segunda parada y después expulsa todo el líquido.
  • Aleja el extremo de la punta del líquido y suelta el émbolo a la posición de reposo.

Dispensador de pipeta repetidos

Este tipo de pipeta es requerido por los técnicos y esta permite establecer y dispensar un volumen específico en múltiples recipientes sin tener que aspirar entre dispensos. La capacidad multidispensador puede ahorrar tanto esfuerzo como también tiempo. El dispensador de pipetas repetido posee un diseño diferente a las pipetas típicas. La diferencia es una palanca rellenada y que tiene la capacidad de distribuir en un lugar de un émbolo. El éxito de usar las pipetas repetidoras está en saberlas usar, por ello te mostramos la técnica adecuada:

  • Desliza la palanca de llenado hacia abajo.
  • Levanta la abrazadera de bloqueo.
  • Inserta la punta de la jeringa en el barril para que pueda encajar en la posición, luego de esto puedes cerrar la palanca.
  • Sumerge la punta en el líquido en un ángulo de 90º.
  • Desliza lentamente la palanca de llenado para llenar la punta.
  • Imprime la punta desechando el líquido de la primera dispensación.

Una vez que ya hagas estos pasos, tu pipeta de repetición estará lista para ser utilizada.

Claro, es necesario que antes de comenzar con las técnicas de pipeteo de líquidos y de medición es necesario que evalúes el tipo de pruebas que estas realizando, para que puedas determinar si usarás una pipeta graduada o no.

Usar un instrumento que no sea el adecuado puede afectar significativamente el resultado. La precisión y la respetabilidad son dos aspectos que siempre serán de gran importancia para realizar las pruebas con pipetas. Quien desconozca los procedimientos correspondientes a cada uno de los instrumentos de laboratorios, no puede esperar que sus experimentos o pruebas sean exitosas.

Ahora que ya conoces todo esto sobre las pipetas de medición, ¿Cuál es la diferencias entre todas estas? También puedes revisar nuestro articulo principal de Pipetas

  • La pipeta graduada: Se identifica y se diferencia de las pipetas volumétricas por medir distintos niveles según sea la capacidad del instrumento, por lo que puede medir volúmenes máximos y mínimos con menos precisión que las pipetas aforadas.
  • La pipeta aforada o volumétrica: En este caso la pipeta se caracteriza por medir un solo volumen. A diferencia de la pipeta graduada que presenta una escala gradual, esta posee la volumétrica de un aforo.
  • La pipeta Pasteur: Conocida como gotero, su nombre se debe al químico Louis Pasteur. Esta pipeta cuenta con un tubo con borde cónico, su principal función es la de transferir pequeñas cantidades de líquidos.
  • La micropipeta: Es empleada para medir los líquidos de pequeñas densidades, entre 1500 microlitros.

Las pipetas graduadas son uno de los instrumentos de gran importancia para las mediciones de volumen de los líquidos en los laboratorios. Poder tener una pipeta graduada facilita y dinamiza el proceso de medición cuando tienes ante ti diferentes medidas, para que no tengas que recurrir a muchos modelos de pipetas, la pipeta graduada otorga mucha practicidad en este campo por lo que es muy recomendada.

Otras mediciones que se pueden hacer: