Oftalmoscopio, útil para ver de forma directa la retina

El Oftalmoscopio es un instrumento que permite ver de manera amplia a través de la pupila, la parte posterior e interior del ojo, lo que se conoce como su fondo; específicamente donde tenemos la retina, que es el tejido sensible a la luz y donde se proyectan las imágenes. Te invitamos a descubrir este maravilloso aparato, para que estés al día con sus usos, partes y muchos otros aspectos relativos a su utilización, no te lo pierdas.

oftalmoscopio

Introducción

Desde la antigüedad, el hombre ha buscado maneras para conocer mejor al cuerpo humano, con la finalidad de estudiarlo adecuadamente y contar con herramientas que le permitan la determinación precisa de las enfermedades en las personas.

Por ello los científicos en base a pruebas, estudios y ensayos, crean instrumentos que ayudan a mejorar la forma como se realizan los exámenes a los pacientes, para que sus resultados sean lo más confiables posible, estableciendo con ello la presencia de ciertas patologías que atacan a las personas durante el transcurso de sus vidas.

Los ojos son órganos que están en riesgo de sufrir fallas y verse perjudicados por una serie de enfermedades, que van desde una sencilla falta de visión hasta la completa ceguera. Especialmente en la parte correspondiente a su retina, el epitelio pigmentario y la coroides.

Oftalmoscopio

En la antigüedad los oftalmólogos se conformaban con la realización de una técnica simple para el estudio del globo ocular, en la cual empleaban fuentes de luz que eran bastante débiles; pero a partir del año 1950 se inventaron lámparas incandescentes, con luz intensa y focos de pequeño tamaño.

La ciencia y la tecnología continúan su gran avance hasta alcanzar la creación y perfeccionamiento de lo que hoy en día se conoce como el Oftalmoscopio, un instrumento empleado dentro del campo de la medicina para realizar la observación en vivo de los diferentes tejidos que están presentes en el fondo del ojo.

Esta función es de vital importancia, pues entre las enfermedades de coroides, retina, cuerpo vítreo o plana ciliar del globo ocular existen estrechas relaciones espaciales, por lo cual en ocasiones es difícil delimitar una de la otra con exactitud y esto repercute negativamente en el diagnóstico de las enfermedades. Es aquí donde se emplea el Oftalmoscopio, ya que mediante su utilización se puede observar de manera ampliada el fondo del ojo de un paciente y establecer con ello un adecuado diagnóstico.

oftalmoscopio

¿Qué es un Oftalmoscopio?

El Oftalmoscopio es un instrumento empleado dentro del campo de la medicina, el cual permite realizar la observación del interior del ojo. Se encuentra conformado por un espejo cóncavo, que cuenta con un orificio central, a través del cual se realiza la exploración del globo ocular.

Este espejo recoge la luz de un determinado foco cercano y la proyecta al interior del ojo, para facilitar la observación del mismo. Todo ello en virtud de que se amplía dentro del aparato la parte posterior e interior del ojo, permitiendo que sean fácilmente observados a través de la pupila.

El instrumento se emplea para realizar la observación de estructuras internas del globo ocular, entre las cuales se que destacan mácula, retina y papila óptica, por mencionar algunas, al igual que los vasos sanguíneos de la retina con la finalidad de poder detectar alguna anomalía presente.

Antes de conocer muchos de los detalles de este interesante y valioso instrumento médico, vamos a compartir con todos nuestros lectores algunos términos básicos que resultan importantes para entender con claridad el funcionamiento y utilidad del oftalmoscopio.

Oftalmología

Es una especialidad dentro de la medicina que se encarga del estudio de las enfermedades de los ojos, para lo cual el Oftalmoscopio es un importante aliado; pues sirve como un mecanismo de detección y diagnóstico para proceder posteriormente a la aplicación del tratamiento.

Globo Ocular

El globo ocular es sencillamente el ojo, el cual se encuentra alojado en la cavidad orbitaria. Está provisto de una pared externa que cuenta con una membrana elástica, donde está la córnea y la esclerótica.

Luego cuenta con una capa media, donde se presenta la coroides de forma posterior, el cuerpo filial y el iris. Finalmente se presenta la retina formando parte de su capa interna.

Pupila

Es el orificio que se encuentra ubicado en el centro del iris, que es el diafragma musculoso, opaco y contráctil. A través de esta estructura, penetra la luz hasta la parte posterior del ojo.

Retina

Es la membrana que se encuentra en el interior del ojo, en la cual se perciben las impresiones luminosas, las cuales posteriormente se transmiten al cerebro. Este órgano cubre la coroides y el iris.

Mácula

La mácula es una pequeña área de la retina que se encuentra en parte posterior del ojo, la cual tiene la facultad de captar los detalles finos con claridad, especialmente esenciales para leer o realizar otras actividades como conducir un vehículo.

Papila óptica

Conforma el disco óptico del ojo, identificado también como su punto ciego y se encuentra formando parte del centro de la retina, desde donde se originan los axones de las células ganglionares, para formar el nervio óptico.

Oftalmoscopio

Fondo del Ojo

Esta área está conformada por el interior del globo ocular y su estudio permite determinar la presencia de una enfermedad o los daños ocasionados por patologías como hipertensión o diabetes.

Epitelio pigmentario

Es una capa que forma parte de la retina, ubicada entre su parte neutral y la coroides, como una estructura exterior que nutre las células visuales ancladas de forma firme a la coroides. Además se encarga de la fagocitosis, limitando las sustancias que son transportadas por la sangre a la coroides.

Su patología se manifiesta con la presencia de los ojos albinos, donde se produce una falta de pigmento melánico en los mismos, además de otras enfermedades como degeneración macular senil o la retinosis pigmentaria, que es un conjunto de enfermedades crónicas de origen genético.

Historia

El Oftalmoscopio como instrumento médico, ha pasado por una serie de avances en cuanto al mejoramiento de su tecnología, con la finalidad de identificar adecuadamente las irregularidades presentes en el ojo.

Durante el año 1704 en Mery, una ciudad francesa, se realiza una observación oftalmoscópica del fondo del ojo de un gato sumergido en agua, determinando que a medida que este animal era sumergido en el líquido, sus pupilas se dilataban, permitiendo con ello fácilmente la apreciación del fondo de su ojo, gracias a la influencia de poder refractivo de la córnea en el agua.

Estos hallazgos no tuvieron mayor trascendencia para aquel momento, pero ya en el año 1709 se observa su importancia y además se describe en la localidad de Hire en Grecia.

De esta manera se llega al año 1847, cuando el matemático de origen inglés conocido como Babbage, inventa un aparato que tenía el objetivo de visualizar el segmento posterior de un ojo humano, publicando detalles años posteriores pero sin darle la importancia que realmente tendría.

El tiempo sigue transcurriendo y se llega a 1850, cuando Hermann Von Helmholtz toma muchos de los detalles dejados por Babbage para reinventar este instrumento, motivo por el cual se le atribuye su invención, especialmente por darle la importancia que tenía dentro de la realización de los estudios oculares.

Este singular invento lo creó con el nombre de Augenstegel, que posteriormente para el año 1853 fue conocido como oftalmoscopio, término que comienza a ser empleado en Inglaterra. Aunque el aparato era bastante rudimentario, pues consistía de una placa plana de cristal que era provista de una fuente de luz al lado del paciente y otra placa frente al oftalmólogo.

Para el año 1852, este instrumento es mejorado en la ciudad suiza de Reute, donde se desarrolla un espejo cóncavo con un orificio, incorporándose además dos discos móviles provistos de lentes para facilitar el enfoque. Esto permitió que el Oftalmoscopio evolucionara considerablemente, permitiendo con él la elaboración de dos tipos del mismo.

Por un lado estaba el oftalmoscopio indirecto, donde se insertaba una lente entre el punto emisor de la luz y el ojo que estaba siendo estudiado, con lo cual se obtenía una imagen real del globo ocular invertida y diminuta. Mientras que el otro era un oftalmoscopio directo, pues no requería el uso de una lente intermedia y la imagen obtenida era recta, virtual y de un tamaño mayor, con lo cual se observaba adecuadamente la retina.

Estos principios fueron aprovechados para el año de 1853 por Coccius, quien creó un instrumento que mezclaba las dos funciones anteriores, permitiendo con ello que los oftalmoscopios se emplearan de manera directa e indirecta.

En 1861 se creó el primer oftalmoscopio binocular indirecto a cargo de Giraud-Teulon; luego en 1869 Loring desarrolla el oftalmoscopio monocular que estaba provisto de gran flexibilidad, donde se elegían varias lentes para observar el fondo del ojo; algo similar al principio utilizado en el ejemplar de tipo directo al que le aplicó el lente convergente, con lo cual tenía la facultad de emplearse también como indirecto.

Llegando al año 1883 se crea el oftalmoscopio monocular indirecto por parte de Adams, que destacó por el hecho de que se podía sujetar delante del ojo del oftalmólogo mediante una correa sujetada alrededor de su cabeza y algunos años más tarde se crea el oftalmoscopio eléctrico por parte de Daniel Dennett, lo que ha sido la base del funcionamiento de todos los oftalmoscopios de tipo moderno.

Observemos la siguiente imagen, mediante la cual se presenta una vista de la retina tal y como es apreciada con el uso del Oftalmoscopio:

  • a) Es la fotografía del ojo.
  • b) Es la ilustración del fondo de ojo, es decir, su parte posterior.

Se pueden apreciar las fibras del nervio óptico abandonando el globo ocular, en el disco óptico para formar parte de este nervio. Estos representan vasos sanguíneos que pueden ser observados entrando al globo ocular y con este estudio determinar si están presentando algún tipo de alteración, que requiera su tratamiento.

Características

El oftalmoscopio como instrumento de observación del globo ocular, tiene un funcionamiento basado en la reflexión obtenida por espejos de un rayo de luz que se dirige al ojo del paciente, provisto además de varias lentes y muchas otras características como las que les comentamos a continuación:

  • En su parte posterior, este aparato cuenta con un disco que permite cambiar la forma e intensidad de la luz aplicada al paciente.
  • En pupilas mióticas se emplea un círculo de media luna blanca o pequeño. Cuenta con uno de mayor tamaño, para el caso de las pupilas dilatadas.
  • Está provisto de una luz verde, que se caracteriza por tener una onda corta y que permite reflejarse en capas superficiales de la retina, facilitando además la observación de los vasos sanguíneos y la mácula.
  • También está provisto de un sistema de círculos concéntricos, con un orificio central que permite establece la fijación excéntrica, donde se pide al paciente que se enfoque en la luz y con ello descartar la falsa mácula que se presenta en caso de estrabismo, que es la desviación de la alineación de los ojos.

¿Cómo se usa este instrumento?

La utilización de este instrumento oftálmico, es algo que forma parte del conocimiento y especialización del personal de oftalmología durante su preparación dentro del área de medicina.

Pero en general, para utilizarlo es necesario que la persona que va a realizar la exploración se coloque al frente del paciente, con la vista sobre los ojos de él, donde posteriormente se proyecta el rayo de luz del oftalmoscopio. Todo ello en un ambiente controlado, que debe estar preparado con poca iluminación alrededor.

En la mayoría de los casos, antes de realizar este tipo de estudio se suele dilatar previamente la pupila, ya que con ello se facilita la observación. Para ello se aplican unas gotas de medicamento midriático en cada uno de los ojos del paciente.

Este medicamento luego de algunos minutos dilata la pupila y puede mantenerla de esta manera durante algunas horas. La única afectación por parte del paciente es que tendrá que emplear gafas oscuras, al menos mientras las pupilas vuelven a su estado normal pues sentirá molestias con la luz.

Esta dilatación es realizada por el médico oftalmólogo, en caso de tratarse de un óptico optometrista, su exploración deberá ser realizada sin ocasionar la dilatación de las pupilas del paciente.

Con respecto al manejo del oftalmoscopio durante la realización del estudio, vamos a describir una serie de pasos con la finalidad de alcanzar una mejor comprensión de su mecanismo:

  • En primer lugar, se deben identificar los dispositivos con los que cuenta el oftalmoscopio, con es el caso del disco de enfoque, que es giratorio y se debe interponer entre el paciente y el oftalmólogo. Está formado por una serie de lentes con poder, tanto positivo como negativo; los cuales además son graduados y colocados de forma secuencial a partir de cero, ellos permiten enfocar las estructuras oculares y concentrar la luz en la retina.
  • En la parte posterior de este instrumento se encuentra un indicador iluminado donde se muestra la potencia del lente que se está empleando en la abertura de observación. Los valores positivos que son de lentes convergentes, se identifican con números en color negro, blanco, verde o azul. Mientras que los negativos que representan los lentes divergentes, se destacan con números rojos.
  • En cuanto a la selección de rotación para los diferentes tipos de lentes, se realiza en el sentido de las manecillas del reloj; esto para el caso de los valores crecientes positivos, mientras que el giro en el sentido inverso selecciona valores crecientes negativos.
  • El sistema de lentes positivas y negativas puede compensar la miopía o hipermetropía tanto del paciente como del explorador. Pero en el caso de sufrir de astigmatismo, esto no puede compensarse.
  • Neutraliza el desenfoque del ojo observado o del observador.
  • Mediante el error de refracción del paciente y gracias a los ojos del examinador, se puede determinar el poder del lente necesario para llevar el fondo a un foco óptimo.
  • Un elemento importante es recordar que los números rojos corresponden a focos que se alejan, que son los negativos y los negros a focos que se acercan, considerados como positivos.
  • Se debe tener presente que el haz de luz de este instrumento produce en el fondo del globo ocular un círculo luminoso, donde el área de observación puede ser de 10 a 17° en función de sus aberturas, las cuales se pueden seleccionar mediante el giro del disco o dial provisto para ello.

Como detalles finales en cuanto a la utilización del Oftalmoscopio, les comentamos que graduando las aberturas del haz de luz se pueden apreciar diferencias de nivel en la superficie del globo ocular como elevaciones, depresiones o pérdidas de su continuidad, al igual que establecer el calibre los vasos sanguíneos.

De igual manera se pueden intercambiar los filtros de los cuales dispone para hacer que su luz sea verde, ya que permite la observación de muchos detalles del fondo del ojo que con la luz blanca normal no suelen ser precisados, especialmente en los vasos sanguíneos y donde se hacen evidentes lesiones rojas.

La mayoría de los modelos de oftalmoscopios que se encuentran en el mercado cuentan con reóstato, el cual permite ajustar de manera gradual la intensidad de la luz, según sea necesario para la determinación de algunos detalles.

oftalmoscopio

¿Para qué sirve?

El instrumento médico que se conoce con el nombre de Oftalmoscopio, sirve para realizar el estudio del fondo del ojo o globo ocular de un paciente; especialmente donde se encuentra ubicada la retina.

Es, como se ha visto hasta el momento, un aparato que está compuesto de varias lentes y espejos, que están unidos a una fuente de luz y que en su conjunto permiten realizar un estudio completo de la estructura interna de este órgano, para determinar la presencia de posibles daños, a los cuales será necesario aplicar un determinado tratamiento.

Por otro lado, también es indispensable para el establecimiento de fallas visuales ante las cuales el paciente necesita utilizar anteojos, cuyos cristales llevarán una determinada graduación en función de cada necesidad en particular, donde una vez empleados se pueda ver correctamente todo lo que es apreciado por él.

Tipos de Oftalmoscopios

Como se ha podido conocer durante el recorrido por la historia de este útil instrumento de estudio óptico, desde que fue creado ha estado en constante evolución, de allí el origen de los oftalmoscopios directos al igual que los indirectos, sobre los cuales conoceremos a mayor detalle en los siguientes párrafos.

Oftalmoscopio directo 

Un oftalmoscopio directo es aquel donde la reflexión se consigue mediante un espejo frontal total o parcialmente plateado; en el cual la luz se refleja en ángulo recto y termina siendo proyectada a través del iris, con lo que se consigue iluminar la retina del ojo del paciente que se encuentra bajo estudio.

Cuenta además en su interior con un disco que está provisto de varias lentes, cada una de ellas con diferentes potencias de aumento, que son seleccionadas por el especialista. Con ellas se amplía la imagen del globo ocular hasta unas quince veces.

Este tipo de oftalmoscopio es el más empleado en la actualidad y también el más conocido al momento de emplear el término de oftalmoscopio, como referencia al instrumento médico que estamos estudiando.

Oftalmoscopio convencional

Los oftalmoscopios convencionales cuentan con un bombillo de halógeno, que les permite obtener con facilidad una imagen real de los tejidos del fondo del ojo de cada paciente.

La utilización de la luz halógena, permite una amplia apreciación del color y la consistencia real de los tejidos, donde además se establece que es un instrumento cuya luz es de larga duración, versátil y fiable, que se encuentra en el mercado comercial a un precio bastante económico.

Entre las características de este tipo de oftalmoscopio convencional, se pueden destacar las siguientes:

  • Cuenta con luz halógena para observar el color y la consistencia real de los tejidos; además de una iluminación duradera.
  • Tiene 6 aperturas para uso general que son identificadas como: micropunto, punto pequeño, punto grande, estrella de fijación, franja y filtro libre de rojo.
  • Está provisto de 28 lentes, que permiten el enfoque con un rango de -25 a +40 dioptrías.
  • Apoyo de goma que evita rayar las gafas del usuario o facultativo.

Oftalmoscopio coaxial

En el caso de los oftalmoscopios identificados como coaxiales, se trata de un sistema que es patentado por el fabricante Welch Allyn, el cual facilita la entrada en la pupila para mejorar el ángulo de visión y reducir el resplandor.

Entre las características de este tipo de instrumento, se resaltan por parte de su fabricante las siguientes:

  • Bombillo halógeno HPX, ofrece una salida de luz que permite visualizar el verdadero color del tejido y contar con una iluminación uniforme y duradera.
  • 18 combinaciones únicas de apertura y un filtro para mayor versatilidad.
  • Filtro polarizador, con el cual prácticamente se elimina el reflejo de la córnea.
  • Filtro azul cobalto, que permite para detectar abrasiones corneales.
  • Compatible con todas las fuentes de energía existentes de 3.5 V especialmente comercializadas por Welch Allyn.

Oftalmoscopio indirecto 

Los Oftalmoscopios indirectos tienen la característica de que la luz que proyectada, se refleja sobre una lente que es colocada entre el instrumento y el ojo del paciente; con la finalidad de obtener una imagen indirecta y además invertida de su ojo.

Se trata en este caso de binoculares que cuentan con una estructura que se coloca sobre la cabeza, de manera que puedan quedar a la altura de los ojos del médico.

Con ello puede además contar con las manos libres para realizar el cambio de lentes si es necesario durante la realización del estudio, al igual que ajustar la intensidad de la luz para poder concentrarla en el nivel deseado, de manera que se pueda realizar un mejor enfoque del globo ocular.

Partes del Oftalmoscopio

Un Oftalmoscopio se encuentra conformado por una serie de partes que permiten su adecuado funcionamiento, las cuales conforman además dos tipos de subsistema con los cuales ha sido elaborado básicamente, estos son el eléctrico y el óptico, que conoceremos respectivamente a continuación.

Sistema eléctrico 

Cuando buscamos determinar cómo está conformado el sistema eléctrico de un oftalmoscopio, que para el presente caso se trata de uno de tipo directo; encontramos que cuenta con una bombilla, para cuyo funcionamiento es necesaria la colocación de pilas o baterías; no obstante que ya existen algunos en el mercado a base de corriente eléctrica.

Generalmente las baterías se colocan en un compartimiento presente en el mango del instrumento, donde además posee un interruptor para su encendido y una resistencia, que permite reducir o ampliar la potencia de la luz reflejada en los ojos del paciente, de acuerdo con la necesidad de cada estudio.

oftalmoscopio

Sistema óptico 

El sistema óptico del oftalmoscopio se encuentra ubicado por encima del mango, donde están presentes los lentes de condensación, reflexión y enfoque. Además se halla un reflector, con el respectivo sistema de visualización que está provisto de varias lentes, cada una de ellas con diferentes potencias.

Con respecto a las partes externas que presenta un Oftalmoscopio, no obstante que pueden variar de acuerdo con su tipo o según las especificaciones de cada fabricante, en general se presentan provistos de los siguientes elemento:

  1. Reposo para anteojos.
  2. Apertura anti polvo.
  3. Disco de lentes.
  4. Lectura de dioptrías.
  5. Reposo para el pulgar.
  6. Bombillo halógeno.
  7. Espiga de posicionamiento.
  8. Ventana a prueba de polvo.
  9. Disco de aperturas.
  10. Selector de filtros.
  11. Ranura de posicionamiento.

Oftalmoscopio

Precio de un Oftalmoscopio

Llegamos a uno de los puntos que puede preocupar a la mayoría de los especialistas dentro del campo de la oftalmología; donde se preguntan cuánto les puede costar un instrumento de este tipo.

Usualmente, el precio de los aparatos o herramientas médicas varía de acuerdo con sus funciones, marca, modelo y calidad del producto bajo la cual ha sido fabricado; en este sentido se establecer que los más baratos pueden estar rondando los 30 Euros, pero son modelos muy básicos.

Por consiguiente, es hace necesario conocer cuáles son las expectativas del profesional que lo va a utilizar dentro de su campo de trabajo; pues como es evidente, existen modelos más avanzados que son especialmente diseñados para los especialistas en oftalmología, los cuales tienen precios que van desde unos 130 Euros hasta sobrepasar los 1000, ya que son equipos realizados con fibra óptica.

Por otro lado si lo que se está buscando es un oftalmoscopio de tipo indirecto, les comentamos que son mucho más caros, puesto que en el mercado se cotizan en precios superiores a los 2500 Euros.

Examen de fondo de ojo

Muchos se preguntarán en qué consiste el examen de fondo de ojo, para dar respuesta a esta interrogante, podemos decir sencillamente que se trata de mirar la retina, con la finalidad de poder determinar la condición en que se encuentran sus vasos sanguíneos y la entrada del nervio óptico; puesto que este es uno de los lugares donde suelen presentarse exudados, hemorragias y pigmentaciones, todos elementos que dañan su integridad.

Es aquí donde el profesional de oftalmología hace uso de este instrumento, pues gracias a él puede enfocar la retina con la luz que tiene incorporada y empleando todos los lentes creados para las distintas dioptrías o las medidas de refracción que deben ser aplicadas, para elaborar los cristales de los anteojos.

También en este caso se puede aplicar la dilatación de las pupilas mediante el uso de un midriático, que ocasiona un crecimiento anormal de la pupila y la inmovilidad del iris, además de realizar el examen con un ambiente de poca luz.

Se debe considerar que no siempre a la primera revisión se alcanza a establecer con exactitud la patología del paciente, por lo cual en ocasiones se realizan varias observaciones hasta lograr un correcto análisis; para lo cual se deben ubicar ambas personas, paciente y examinador a una misma altura, y mirar hacia adelante sin mover los ojos.

Durante el proceso, se realiza el estudio viendo primero el rojo del ojo, que es reflejado por la luz en la retina, con lo cual se determina que los medios refráctiles están transparentes; posteriormente se pasa a la retina y se identifica en ella a cada una de sus estructuras, especialmente el nervio óptico del globo ocular.

Oftalmoscopio en Optometría

La optometría es definida como la graduación o medida del nivel visual con el que las personas perciben su entorno, con ello se establecen además los defectos de la vista y se realizan los cálculos pertinentes para poder corregirlos.

Generalmente se emplean carteles con letras, números o signos colocados a cierta distancia, para determinar si el paciente los puede leer correctamente; primero por un ojo y luego con el otro.

Por otra parte, en ocasiones se precisa emplear ciertos aparatos ópticos que ayuden a este tipo de diagnóstico, en cuyo caso se puede implementar el oftalmoscopio, pero sin realizar la dilatación de la pupila.

Oftalmoscopio

En este sentido realizaremos algunas importantes aclaraciones; pues el optometrista u óptico, es un profesional que se encarga de la salud visual de la personas, pero no es médico. Mientras que el oftalmólogo u oculista si lo es, encargándose en este sentido del diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades oculares, y es él quien emplea la dilatación de la pupila, como parte de su estudio del globo ocular.

Resulta importante saber diferenciar ambas especialidades dentro del ámbito de la salud, pues el optometrista se encarga de graduar la vista de los pacientes y establecer defectos refractivos que puedan estarse presentando, los cuales corrige mediante la elaboración de gafas con cristales graduados o lentes de contacto.

El optometrista emplea generalmente un oftalmoscopio indirecto a 30 centímetros, donde cuenta con la imagen del fondo del ojo de forma invertida, pero con la posición real de los elementos anatómicos. Bajo esta perspectiva, lo que se aprecia en la parte superior, está en la inferior, al igual que lo de la izquierda corresponde a la derecha. Pero en definitiva tiene la ventaja de que el campo de visualización es de mayor amplitud que en el caso de la oftalmoscopia directa.

Oftalmoscopio

Importancia de este instrumento

El oftalmoscopio es un instrumento muy importante dentro del campo de la salud, pues permite ver de manera ampliada el fondo del globo ocular de un paciente, sin ocasionarle ningún tipo de dolor; cuando mucho solo la incomodidad de tener por algunos minutos las pupilas dilatadas, pero esto es uno de los elementos importantes para poder realizar un adecuado diagnóstico al paciente.

Este tipo de instrumento permite detectar alteraciones en los ojos como es el caso de Retinopatías, Melanomas Oculares, Hemorragias, Vasos Sanguíneos anormales al igual que Pigmentaciones, Degeneración Macular, Problemas en el Nervio Óptico e incluso un Desprendimiento de la Retina.

Por ello reviste gran importancia contar con este tipo de instrumento dentro de la evaluación de un paciente, pero además se debe conocer a la perfección, para realizar su correcta manipulación; pues como se ha comentado a lo largo de nuestro artículo, este aparato cuenta con algunos implementos, como es el caso de los lentes o su sistema de iluminación, que pueden ser ajustados según la intensidad de luz, color y el tamaño del punto de foco que necesite el examinador.

Esperamos que el presente artículo haya sido de utilidad y agradecemos el tiempo empleado para su lectura, recomendándoles los siguientes temas:

Otras mediciones que se pueden hacer:

Deja un comentario