Compás

La creación de compás tuvo lugar hace más de 2400 años atrás. Diseñado para trazar círculos perfectos (o arcos, en su defecto).

Es usado por profesionales en distintos ambientes de trabajo, como la arquitectura, geometría, diseño gráfico, textiles o en cualquier situación en la que se necesita transportar alguna medición desde un patrón que se mantiene sin graduación.

Es muy útil a la hora de realizar mediciones de distancias de superficies basadas en un patrón.

Y no sólo eso, además de ayudarnos a trazar circunferencias, u otras medidas para realizar planos y trazos geométricos.

En la antigüedad, era utilizado para calcular ángulos de disparos de ciertas armas como el cañón y la catapulta, dada la naturaleza curva de dichos ángulos.

¿Qué es un compás?

El compás es un instrumento cuya primordial función es la de crear círculos, circunferencias, o arcos.

A su vez, se puede emplear como una herramienta de toma de distancias en un plano (muchos marineros lo utilizaban con esta finalidad).

Estos también se pueden manejar para medidas matemáticas en escalas, ya sea para dibujos o navegación.

Los compases pueden hacerse de cualquier material, los primeros compases estaban hechos de trozos de madera.

Sin embargo, en la actualidad, se fabrican de un material metálico, y contienen dos partes que están juntas a una bisagra que se ajusta acorde al ángulo y extensión del círculo a trazar.

Generalmente, una parte tiene una punta  afilada de metal (o cualquier otro material que nos sirva como base en su extremo) y en la otra un lápiz o bolígrafo (aunque algunos incluyen una pequeña mina reemplazable).

En la actualidad, algunos incluyen un perno ajustable que permite introducir el material de trazado de nuestra elección.

Con un compás se pueden reconocer distancias y graficar arcos o circurferencias.

¿Quién inventó el compás?

Alrededor del año 1597, el astrónomo, ingeniero y genio, inventor de muchas maravillas modernas, Galileo Galilei diseñó y armó el compás de la historia, con fines militares.

Éste fue usado en primera instancia para calcular, modificar y graduar la trayectoria parabólica del cañón.

Y más tarde, con el pasar del tiempo, se realizaron diversas modificaciones, buscando perfeccionar sus propiedades para resolver muchos temas de la vida cotidiana.

¿Cuándo se inventó el compás?

El compás geométrico es creado a la par de la geometría misma, ambos datan en el siglo III a. C.

Al principio, solo era un instrumento que se utilizaba de forma similar a un par de tijeras, con dos puntas curvas que se extendían y replegaban acorde a lo que el usuario desease.

Historia del compás

El compás ha sido un símbolo que desde su creación ha sido asociado a la presencia de perfección y medida, esto se debe a su capacidad de crear trazos limpios y realizar cálculos precisos.

Solo debemos encontrar  el centro y un punto sin sitio determinado,  para así conseguir un círculo exacto y preciso.

Sin embargo, no solo ejerce su función en la creación de redondeles, sino que sirve para el trazado de diferentes ángulos y determinar medidas de ciertas distancias.

Gracias a tan preciso y útil artefacto, los griegos fueron capaces de construir la mayoría de sus figuras, que aún son apreciadas como patrimonio artístico e histórico por su acabado.

Con esto en cuenta, es digno de tomar en consideración el hecho de que cualquier construcción de la época podía ser hecha utilizando sólo con una regla y un compás.

Y a pesar de lo rudimentario de sus procesos y materiales, éstas resultaron mucho más elegantes y hermosa que aquellas hechas con cualquier otra herramienta.

Es por esto, que la imagen del compás ha sido utilizada muy frecuentemente en el arte como manifestación de sabiduría, sobre todo  de disciplinas como la Geometría, la Filosofía natural, las Matemáticas, la Arquitectura o la Astronomía.

Así como el cañón, que fue introducido en el año de 1325, este instrumento se volvió  más  transportable y sofisticado.

Y se utilizó como parte del desarrollo de  instrumentos para colaborar al disparador. Para poder medir la elevación del arma ya nombrada, se añadió  un compás en el siglo XVI.

Este nuevo prototipo consistía de dos extensiones o ‘’brazos’’ que se encontraban en ángulo recto, y una escala de forma circular situada entre ellos.

Por otro lado, otros instrumentos matemáticos creados durante esta época eran los diversores o compases, los cuales a su vez poseían en sus brazos distintas escalas útiles.

El compás militar

Uno de los inventos más resaltantes de Galileo Galilei fue el compás militar, instrumento que permitía hacer cálculos matemáticos.

Siendo éste el principal antecesor de la calculadora y estaba conformado por dos brazos sujetos a varias escalas graduadas que dejaban hacer infinitas operaciones aritméticas y geográficas.

El éxito de este instrumento fue tan grande que al legalizarlo lo elaboró de forma comercial e incluso contrató a un operario para que fabricara a tiempo completo réplica tras réplica de este instrumento.

En 1597, Galileo se encargó de combinar estos dos tipos de instrumentos, ingeniando un compás más proporcional, o mejor dicho, un sector que tenía muchas escalas.

Además de que podía usarse para un gran número de  propósitos, en el cual estaba incluido el uso como un armamento de la época.

Esto, con el fin de hacerlo pasar por suyo. Tras este hecho, Galileo demanda a Capra por el plagio de su manual.  En respuesta, un  tribunal veneciano declaró a Capra culpable y tomó como acción la orden de destruir su libro.

Más adelante, se genera el compás de proporciones, que se crea agregando un cuadrante más a los que habían obtenido. Se da a conocer mediante un manual escrito para su utilización.

Manual de utilización del compás

Este manual fue publicado en italiano en el año 1606, y  titulado “Le operazioni del compasso geometrico e militare”.

El sitio de aparición fue en Padua. Este utensilio, entre otras cosas, nos permitía dividir una recta en segmentos, además de reducir y agrandar figuras en los planos.

Cuando éste realizó la publicación del manual para manejar el uso del compás, se le generó una gran disputa,

Debido a su prioridad del invento con Baldassare Capra, ya que el renombrado fue quien tradujo al latín el libro de Galileo.

Así mismo, dictaba cursos para dar a conocer sus funciones y divulgó este manual para enseñar el uso del mismo.

Primera aparición del compás

El compás da aparición por primera vez en la geometría egipcia a principios del siglo III a. C; donde también fue muy desarrollado.

Mediante estos inicios, el compás tuvo aparición en varias obras y esculturas de muchos pintores británicos.

Uno de estos es el escultor escoces Eduardo Paolozzi, que fue el que hizo la obra para la biblioteca de Londres en 1995.

Cuya obra fue inspirada en el cuadro de Newton de William Blake, en donde personifica al genio de la manzana desnudo con un compás en la mano.

Ya Paolozzi había hecho una obra similar y muy popular para la época, llamada Master of the Universe, inspirado por el senil de W. Blake.

A diferencia de esta obra de Newton, “El todopoderoso” o “Creador”, es ciego y usa sus dedos en vez de un compás.

Unas de las cosas más asombrosas de este instrumento, es su gran sencillez.

Nada más con dos extremidades en modo de zancos, que no solo podemos crear excelentes circunferencias, sino también podremos hallar fácilmente un segmento, la bisectriz de algún alguno, perpendiculares o plasmar paralelas.

Partes de compás

El compás está conformado de muchas piezas que, generalmente, pueden ser desarmadas a voluntad.

Las dos principales son:

  • La punta de metal, que está en el centro;
  • La puntilla, que es de donde se realiza el trazo para la gráfica.

El radio del compás se ajusta mediante un tornillo que está en la parte superior, o arriba entre las dos puntas, dependiendo el tipo de compás.

Entre ellas tenemos otras piezas:

  • Tornillo sin fin.
  • Aguja de acero.
  • Mina de grafito, o bolígrafo.
  • Ranura para accesorios.
  • Brazos rígidos articulados.
  • Es fundamental que la mina de grafito esté afilada y a nivel de la aguja, para un buen trazo en la gráfica.

¿Cómo funciona el compás?

Para una elaboración de un buen plano, dibujo o gráfica es necesario un compás de buena calidad, ya que de gran manera son necesarios para la precisión de estos trabajos.

El funcionamiento de este gran instrumento facilita la medición de la anchura, de la rotación y trazados de circunferencias o arcos en planos y trabajos que tengan que ver con arquitectura o geometría.

¿Cómo usar el compás?

El compás es una herramienta totalmente imprescindible para cualquier trabajo de dibujo, ya que nos permite trazar circunferencias perfectas de una forma práctica y fácil.

Si nunca en tu vida has tocado este instrumento o has trabajado con él (algo que es muy raro, ya que, en la mayoría de los estudios académicos intermedios nos enseñan a usarlo en las materias de matemática), esto puede resultar algo muy difícil.

Sin embargo, aquí explicaremos cómo usarlo de manera fácil y rápida:

1.    Medición utilizando compás

Normalmente, los compases tienen dos brazos unidos por una bisagra que ayuda a precisar y ajustar el tamaño y una punta afilada de metal con la que se sujeta el papel.

En algunos casos, los compases son diferentes a otros en la parte del lápiz, ya que hay modelos que traen un ajustador para colocarles una mina de grafito para poder trazar los gráficos.

  1. Para medir la altura exacta, cierra el compás de forma que los brazos se unan para que la mina y la punta metálica estén juntas.
  2. Después, tenemos que cerrar la abrazadera para que el lápiz o la mina de grafito, bien sea el caso, estén bien seguros.

2.    Precisar el tamaño de la circunferencia

Con la bisagra del compás podrás cerrar o abrir los brazos de éste para plasmar la longitud del radio en el círculo.

3.    Marcar el centro de la circunferencia

Debemos clavar en el centro del área donde trabajemos la punta metálica con delicadeza, para así determinar bien el trazado de la órbita.

  1. Trazar el círculo

Sabiendo la longitud del radio y ya marcado el centro con la punta metálica, debemos ceñir con delicadeza ésta para que el compás no se mueva.

Seguidamente, rotar el otro brazo del mismo alrededor de la punta, realizando así una excelente circunferencia.

¿Para qué sirve el compás?

En geografía, este instrumento de medición por sublimidad se usa para trazar circunferencias totalmente perfectas. Aquí también hay otras funciones del compás:

  • Trazos de arcos, círculos tanto a lápiz o tinta.
  • Medir distancias en tramos.
  • Establecer proporciones.
  • Auxiliar en trazo de figuras no curvas.
  • Trazo mediatrices bisectrices.

Tipos de compás

Existen muchos tipos de compases, pero aquí se muestran los más usados:

Compás con Brazos Planos

Se usan normalmente para medidas de interiores y exteriores, tienen un resorte en el arco junto a una tuerca que se ajusta con un tornillo que regula la presión sobre los brazos del compás para así conseguir la postura querida.

Compás de Punta

Son usados para obtener las medidas entre líneas, y para trasladar dimensiones tomadas de una regla. La punta y los brazos paralelos ayudan a que las mediciones se hagan por comparación visual.

Compás de Centrar

Están compuestos por una punta recta, y se usan para trazar líneas paralelas a un borde o para conseguir el radio de alguna pieza cilíndrica.

Existen varias formas de clasificar los compases, en compases de interiores y de exteriores. Esto es, dependiendo del tipo de medición que se quiera graficar.

Importancia del Compás

Hoy en día, es muy fácil adquirir copases muy bonitos y con buena calidad, ya que en el mercado se encuentran modelos con mucha diversidad en colores y combinaciones muy contemporáneas, ejemplares para el uso profesional.

Este instrumento de medición presenta una gran importancia en distintas  áreas de trabajos, como lo es la arquitectura, el diseño gráfico, o geometría. Su uso data desde siglos atrás, y trae consigo una gran historia.

En varios campos de trabajo se requiere su uso profesional, lo que convierte a este instrumento como esencial para el diseño.

Claro que su uso es más importante para los arquitectos, o cualquiera que desee realizar un diseño que requiera una circunferencia perfecta.

Otras mediciones que se pueden hacer: