Bureta

Bureta

Cuando se requiere hacer trabajos que requieran de la medición exacta de volúmenes, la bureta suele ser el instrumento más apropiado para obtener con exactitud la base requerida con el propósito de neutralizar un ácido.

Es el instrumento idóneo cuando necesitamos calcular con precisión variables de líquidos. Y a diferencia de otros dispositivos de medición más comunes, la bureta se suele utilizar más que todo en el área científica; en especial, en los laboratorios.

¿Sabes que es una bureta de laboratorio? A continuación, conoce todo acerca de este instrumento cuyo uso es indispensable el campo científico, en especial a todo lo relacionado a procedimientos químicos.

¿Qué es una bureta?

Bureta

La bureta, es un instrumento de laboratorio hecho de vidrio con forma de tubo largo y delgado, utilizado para realizar mediciones muy precisas de volumen o capacidad.

Las buretas tienen una abertura en su extremo superior e inferior.

No obstante, un poco antes del extremo inferior tiene una llave que posibilita pasar o cerrar el paso del líquido que se coloca en el instrumento.

Este dispositivo tiene medidas generalmente en décimas de mililitros; aunque hay otros, incluso, de menores medidas que posibilitan una precisión más rigurosa.

La bureta es muy funcional en todo lo relacionado a la volumetría y la delicadeza para utilizarlo ha de ser meticulosa ya que es un instrumento muy delicado.

¿Quién inventó la bureta?

Se cree que el científico Joseph Louis Gay-Lussac fue el primero en acuñar el término alrededor del año 1824. Este gran personaje histórico, quien fue un destacado químico y físico, nació el 6 de diciembre de 1778, en Saint-Léonard-de-Noblat (comuna francesa).

En la actualidad, es recordado por los científicos por su gran aporte a las leyes de los gases; sin embargo, fue también creador de la ley estequiométrica. Electo diputado por en 1831 Haute-Vienne y reelegido para el período 1834 – 1837.

Y, entre otros logros relevantes que se mantienen vigente en la actualidad, se cree que fue el primero en crear la bureta la cual con el paso del tiempo se ha ido mejorando su diseño. Se conoce que falleció, en París, el 9 de mayo de 1850.

¿Cuándo se inventó la bureta?

Aunque el diseño del científico Joseph Louis Gay-Lussac fue esencial en los avances tecnológicos, fue el farmacéutico Karl Friedrich Mohr el que agregó a este instrumento una llave que permitía el control del líquido en el instrumento que lo llevó a ser reconocido en la ciencia como el “padre del análisis volumétrico”.

Se dice, que motivado a sus propias investigaciones se vio en la necesidad de mejorar algunos dispositivos de medición y a crear otros. Tal como la optimización de la balanza hidrostática de Mohr-Westphal.

En relación con la bureta, se puede apreciar la inclusión de la pinza, cuya importancia radica en que nos permite regular el flujo de los reactivos. Registros históricos precisan que esta mejora la realizó alrededor de 1855, a la cual en el presente se le denomina, en español, como “Bureta de Mohr”.

Historia de la bureta

Como es de imaginarse, antes de la creación de la bureta como instrumento en sí, se creó la técnica cuantitativa del volumen, que fue descrita por primera vez por el químico francés François-Antoine-Henri Descroizilles, nacido el 11 de junio de 1751 en Dieppe (Sena Marítimo), Francia; y falleció el 15 de abril de 1825 en la parroquia de Saint-Roch, París.

A François-Antoine-Henri Descroizilles se le considera el creador del primer modelo de bureta en 1791, al cual se le conoció con el nombre de “berthollímetro”, en honor a Claude Louis Berthollet.

El berthollímetro se usaba para encontrar la concentración de un ácido o de una base, la cual se valoraba en función al proceso de su neutralización y el prototipo era muy similar al de la pipeta, pero un poco más larga.

Ahora bien, en cuanto a la bureta propiamente como instrumento de medición es de suma importancia cuando se requiere hacer una neutralización. El primer modelo de bureta con llave estaba hecho de metal y la realizó Etienne Henry en el año 1846.

Partes de la bureta

La bureta que se conoce en la actualidad es de vidrio, y es bastante frágil. Se trata de un tubo delgado y de gran extensión, graduado, con un diámetro interno uniforme.

La que se utiliza hoy en día comúnmente contiene una llave de paso en su zona inferior, a la cual se le denomina “pinza de Mohr”.

Esta llave suele poseer una base para darle estabilidad al instrumento cuyo material es de alta resistencia y por lo general está atado con teflón. Se conoce que algunos modelos de este dispositivo de medición tienen una llave más simple que se le denomina: “llave Bunsen”.

Suele hacerse uso de este instrumento de medición junto a un soporte que facilita el manejo y estabilidad del instrumento; el cual te posibilita verter el líquido poco a poco, gota a gota y así evitar en la medida de lo posible la creación de burbujas de aires que entorpecen la toma de resultados.

¿Cómo funciona una bureta?

Manipulando buretaComo se ha mencionado repetidamente, la bureta es un instrumento útil para medir con precisión volúmenes.

Su uso en los laboratorios se requiere para hacer la medición del gasto de un reactivo de concentración en volumen, el cual te posibilita conocer el alcance final de la reacción y valorar la concentración de un analito.

Para hacer uso correcto de la bureta necesitas seguir una serie de pasos que te evitarán errores en la medición.

  1. Para tal fin, lo primero que debes hacer es limpiar muy bien el instrumento y su llave de paso.
  2. Asegúrate de que la llave de paso funcione de manera acorde para que puedas hacer el cierre del flujo del líquido ágilmente.
  3. Una vez que tienes limpio tu instrumento y la llave cerrada, debes añadir unos 5 mililitros de la solución valorante, seguidamente giras la bureta de forma inclinada, para que puedas humedecer las paredes interiores.
  4. Luego abre la llave y deja que se drene.
  5. Si al momento de verter el líquido a medir se crean burbujas de aires entre la llave y la punta del instrumento, lo correcto es ubicarla en el soporte universal y agregar un poco más de la cantidad de la solución.
  6. La punta de tu dispositivo de medición debes situarlo sobre un matraz limpio y seco, y proceder a abrir completamente la llave durante unos pocos segundos, y cerrarla por completo.
  7. A continuación, repetir este paso todas las veces que sea necesario hasta que no se perciba ni una sola gota de aire.
  8. De no realizar la extracción de aire, tu medición arrojará irremediablemente errores. Una forma de evitar que estas burbujas de aires se creen es realizar el llenado del líquido de manera lenta y con precisión, ya que de hacerlo demasiado rápido se crean estas burbujas aires.
  9. Una vez que ya te aseguraste de no tener burbujas de aires, se procede a la lectura de la medición, para lo cual la bureta ha de estar completamente recta y estable.

Ten cuenta que el cero de tu instrumento se ubica en la parte superior por lo que la medida aumenta es en posición hacia abajo. Al estar ubicada en el soporte podrás fijar tu mirada paralelamente a la medición y así lograr una mayor precisión.

Detalles para utilizar una bureta

Si bien las buretas son muy comunes el campo científico, no se trata de un instrumento que se utilice en nuestra cotidianidad como la regla, la escuadra o el metro. Sin embargo, su uso en muy sencillo ya que se trata de un dispositivo completo y de fácil manejo.

  • Para trabajar con la bureta debemos asegurarnos de que esta se encuentre en una posición vertical y estable; para lograrlo podemos hacer uso de un soporte universal.
  • Seguidamente se procede a verter la solución por la zona superior. Cabe destacar, que algunos modelos de este instrumento poseen depósitos especiales que te facilitan que verter la solución a medir sea más simple y preciso.
  • Si tu modelo de bureta es el tradicional puedes ayudarte con una pipeta graduada o con un embudo.
  • Prosigue a abrir la pinza que cierra la punta del instrumento para permitir que el instrumento se llene.
  • Debes asegurarte de que no quede ningún tipo de burbuja o espacio en la solución; y de ser el caso debes eliminarlas.
  • Seca completamente la bureta, incluyendo el pico. En el proceso de la valoración has de ser muy riguroso en el manejo de la pinza de Mohr para alcanzar la precisión requerida.
  • Para limpiar este instrumento de medición se recomienda hacerlo de inmediato luego de haber realizado la medición, con el propósito de evitar que se quede pegado los residuos de lo que se ha medido.
  • Para ello, puedes hacer uso de un cepillo que sea adecuado; evite por completo las cerdas filosas, gruesas y duras. Para proceder a realizar la limpieza primero debes enjuagarla con abundante agua de grifo filtrada, y luego limpiarla con agua destilada.
  • Ahora bien, cuando ameritas una limpieza más profunda basta con dejarla en remojo con algún detergente a temperatura tibia durante al menos 30 minutos y luego proceder a retirarlo con agua destilada.

Ten cuenta que la bureta no soporta altos cambios de temperaturas, por lo que no es conveniente que se deje en remojo en líquidos demasiados calientes.

¿Para qué sirve la bureta?

La bureta como instrumento de medición resulta muy importante en laboratorios científicos y en procedimientos químicos a fin de hacer mediciones exactas de volúmenes cuando se hacen prácticas de valoraciones.

Las valoraciones son modalidades de una solución a la cual se le desconoce su “normalidad”. Si bien es cierto que la bureta se parece a una pipeta, ambos instrumentos se diferencian principalmente porque el dispositivo de medición que estamos tratando contiene una pinza que controla el flujo del líquido.

El uso de esta debe hacerse en una temperatura determinada cuyo rango aceptable es de 10ºC a 40ºC; de lo contrario se requiere de un calibrador.

Tipos de Buretas

Con los agigantados avances tecnológicos no es de extrañar que la bureta como instrumento de medición haya sido perfeccionada, razón por la cual existen principalmente dos tipos de este instrumento, a saber:

Bureta analógica

La bureta analógica remite al instrumento tradicional de vidrio, que es completamente de un diámetro constante, el cual posee una llave en el inferior y tiene una escala de graduación.

Bureta digital

Modelo más actualizado y preciso, cuyo uso es aún más sencillo. Posee un display digital capaz de medir grandes cifras.

Además, su calibración es más fácil que el de la bureta analógica y está comprobado que la formación de burbujas es casi nula ya que tiene una purga de aire bastante rápida.

A estos dos tipos de buretas se le incluyen una subclasificación, que se debe a los accesorios que poseen propiamente el instrumento, que son:

Bureta de Mohr

Instrumento tradicional por excelencia, cuya llave ha sido sustituida por un tubo de composición de goma, que contiene una bola de vidrio en el interior, cuya labos es la de actuar como una válvula.

Bureta de Geissler

Cuya llave de paso es de vidrio esmerilado. Ésta posee una gran desventaja al instrumento anterior, y es que el líquido a medir no debe permanecer por largo tiempo en contacto con la Bureta de Geissler, ya que algunas soluciones obstruyen o inmovilizan este tipo de llaves.

Importancia de la bureta como instrumento de medición

El instrumento para medir capacidad aquí descrito es de gran utilidad en la ciencia, y en especial para realizar procedimientos químicos. Su uso nos posibilita observar y calcular variables de líquidos; razón por la que el diseño de dicho dispositivo posee pequeñas subdivisiones de medidas.

Tipos de buretas
Tipos de buretas: Analógica y Digital

La bureta es un instrumento de uso esencial en la volumetría por su alta precisión. Por volumetría puede entenderse el proceso que te permite calcular y precisar volúmenes, que a su vez remite a la extensión tanto de diámetro, largo y alto cuya unidad de medición es el metro cúbico.

La volumetría en el área de la química nos posibilita estudiar el volumen de un reactivo y su concentración antes y al punto exacto de generar una reacción.

Vídeos e Imágenes de buretas

 

Deja un comentario