Dosímetro

El dosímetro es una importante herramienta que se utiliza para medir la cantidad de rayos ionizantes que puede absorber una persona u objeto debido a los rayos ultravioleta  o la radioactividad, como por ejemplo los equipos de radiodiagnóstico.

Las radiaciones iónicas pueden causar daños irreversibles para los seres humanos, por lo cual la ciencia ha desarrollado el dosímetro. Se trata de  un instrumento que nos permite determinar y alertar  cuando nuestro cuerpo está expuesto a rayos que pueden afectarle directamente, ya que generalmente las emisiones ionizantes no son perceptibles de inmediato en el organismo.

Para conocer a profundidad de qué se trata este importante objeto, te invitamos a descubrir qué es un dosímetro y cuál es su utilidad.

¿Qué es un Dosímetro?

El dosímetro es un instrumento de medición de la radiación de tipo ionizada, proveniente de fuentes radiactivas o equipos de radiodiagnóstico, que al ser absorbidos por el organismo pueden afectar la salud. Este aparato sirve para evaluar la intensidad y la energía con la que los rayos pueden hacerle daño a los individuos.

Durante años los científicos estudiaron la posibilidad de crear una herramienta que permitiera medir las radiaciones ionizadas en los seres humanos. El primer dispositivo fue la emulsión fotográfica, sin embargo no servía para todas las aplicaciones, y aunque aún suele utilizarse el método más efectivo hasta ahora son los dosímetros.

El  resultado que se obtiene gracias a este  equipo permite determinar el grado de exposición y daño que  puede afectar a una persona o el tiempo permitido para que un individuo esté cerca de un aparato que emita rayos de luz ionizada, todo dentro de la legislación vigente de cada país.

Historia del Dosímetro

Con la evolución tecnológica se han construido una serie de máquinas y aparatos que emiten rayos de luz, que al ser absorbidos por el cuerpo deterioran nuestra salud. Debido a esta razón y tomando en cuenta los índices de enfermedades que se producían, se crea el primer dosímetro para el año 1970.

Esta primera herramienta consistió en un aparato pequeño que llevó por nombre transistor de efecto campo, el único inconveniente de este sistema era la falta de sensibilidad para poder determinar la intensidad iónica de  algunos objetos.

Fue entonces cuando  un grupo de científicos financiados por la Unión Europea, bajo el proyecto (NEWRADSENS), decidieron aplicar todos sus conocimientos y empezaron a añadirle al dosímetro mayor sensibilidad, obteniendo un resultado de entre dos a tres veces mayor, gracias a una arquitectura apilada.

Pero este experimento no quedó allí, luego los científicos integraron a un experto en tecnología de transistores de efecto campo para crear el dosímetro semiconductor y así mejorar el rendimiento del sistema y la comodidad del dispositivo.

El proyecto (NEWRADSENS) durante un año realizó diversos avances para perfeccionar este instrumento, entre los más destacados se encontró la implementación de otro tipo de tecnología, esta vez se utilizó el silicio para detectar las radiaciones.

Con cada una de las investigaciones, este grupo de científicos abrió las puertas a académicos para que posteriormente lograrán el perfeccionamiento del aparato, formarse en los aspectos técnicos de fabricación, comercialización y patentación de los dosímetros.

Los dosímetros se han convertido en la actualidad en herramientas de mucha importancia para el estudio de los organismos que han estado vinculados con laboratorios de altas energías, clínicas de radioterapias y hasta para los astronautas que llegan del espacio.

Las investigaciones hacia este aparato no paran por lo cual es muy probable que se creen mayores beneficios en el futuro.

Partes de un dosímetro

Debido a los avances de la ciencia se ha ido perfeccionando la forma externa de los dosímetros personales, encontrándose en el mercado variedad de modelos y estilos. Sin embargo el compuesto interno es el mismo. Te invitamos a conocer las partes esenciales de un dosímetro.

Aspecto interno

Para determinar la sensibilidad de detección de las radiaciones, se utilizan películas dosimétricas en su mayoría fabricadas por la marca Kodak. Esta película está elaborada por un soporte celuloide de tamaño 31X41 mm y está recubierto por pequeños cristales de haluro de plata, originando una imagen latente. La película está protegida contra la luz sensible gracias a un envoltorio opaco.

Adicionalmente contienen dos tipos de  cobre, uno  1,0 mm de espesor y otro de 0,5mm. Al otro extremo se encuentra una lámina de plomo de 1,0 mm de espesor.

Aspecto externo

En cuanto a las características físicas, existen diversas marcas encargadas de la fabricación de dosímetros, la gran mayoría ofrece la misma variación y vienen fabricadas de polietileno.

Algunos de ellos poseen una pantalla de 128X64 píxeles con una interfaz sencilla y adicionalmente contienen una opción de alarma vibratoria y un micrófono rígido.

Temperatura de almacenamiento

 Los dosímetros deben ser almacenados a una temperatura de 21 °C  y una humedad del 40%. Cada una de estas mediciones puede realizarse con ayuda de un termómetro y un higrómetro.

Calibración

La calibración es un elemento importante que permite darle exactitud a los resultados. Para calibrar este aparato se debe tener en cuenta la curva de calibración que se obtiene Mediante la irradiación de la energía.

Sistema de lectura de los dosímetros

Para leer los resultados de un dosímetro se necesita un escalímetro graduado que debe ser proporcionado por la marca fabricante.

Es importante saber cómo están compuestos los dosímetros para tener mayor precaución al momento de utilizarlos y así obtener mayor exactitud en los resultados.

Clasificación de los dosímetros

Las personas que comúnmente están expuestas a radiaciones ionizadas, requieren de un seguimiento y supervisión, para ello se han diseñado los dosímetros personales que por su tamaño y peso adecuado pueden ser manipulados cómodamente, siendo fácilmente transportables en un bolsillo, con ayuda de una pinza.

Te diremos ahora cuáles son los tipos de dosímetros personales más comunes y cómo se utilizan.

Dosímetro de Pluma

Este tipo de dosímetro como su nombre lo indica tiene forma de pluma o lápiz, conserva un tamaño pequeño el cual es de cómoda utilidad. Puede registrar radiaciones de rayos X, gamma y beta.

Su funcionamiento se basa en una carga eléctrica y voltaje de un condensador que se reduce con la radiación ionizante. Además el aparato ofrece la posibilidad de reiniciar de cero los datos para iniciar así una nueva recarga.

Dosímetro de película

Conformado por un estilo más tradicional, este dispositivo contiene una película fotográfica que se ennegrece en una placa cuando choca con los  campos de filtro, es decir, cuando es expuesta a radiaciones fuertes a débiles, o que afecta la sensibilidad de los         usuarios.

Para determinar los resultados de este dosímetro se debe comparar los negros obtenidos con los de otras películas que fueron sometidas de forma similar a las radiaciones.

Dosímetro de termoluminiscencia

La dosis de este tipo de dosímetro se calcula a partir de la cantidad de luz que fue emitida. Sus resultados se obtienen cuando los rayos X o los rayos gamma chocan con los cristales de radiación que contiene este instrumento, recibiendo de esta forma el resultado de la radiación percibida en un lapso de tiempo determinado.

Dosímetro personal tipo film Monitores

Este es el estilo más utilizado para detectar las radiaciones ionizadas que se derivan de fuentes radiactivas o máquinas de radiodiagnóstico. La misión principal de este instrumento es detectar y registrar la dosis de radiación que una persona obtuvo en un periodo de tiempo.

De esta forma es fácil conocer cuantitativamente el grado de exposición de una persona al realizar una determinada actividad y poder determinar si puede ser sometida o no a ese contacto de acuerdo a las leyes laborales de cada país.

Dosímetros digitales

Muestran la dosis de radiación recibida mediante una pantalla digital que contiene sensores electrónicos. Configurarlos es muy fácil ya que permite avisarle al usuario, por medio de una señal acústica  cuando se ha alcanzado un nivel de radiación muy fuerte, permitiéndole estar alerta ante cualquier peligro o amenaza.

Cada uno de estos instrumentos cumple con el objetivo de monitorear la intensidad de las radiaciones que podemos recibir. Se trata de una herramienta indispensable que permite disminuir posibles daños a la salud.

Tipos de dosímetros

Los dosímetros son instrumentos que deben utilizarse cuando una persona está expuesta al contacto con rayos X u otras radiaciones que podrían complicar su salud y bienestar. De acuerdo al lugar donde se emplee los dosímetros pueden dividirse en:

Dosímetro de mano o de anillo

Está dirigido a aquellas personas que por su tipo de trabajo requieran la evaluación de sus manos. El dosímetro de anillo debe ser calibrado en dosis equivalentes a 0,07 hp.

El dosímetro de anillo es frecuentemente utilizado en la medicina nuclear y en la radiofarmacia. Es recomendable ser colocados  en la mano que esté más expuesta a la radiación y por debajo de cualquier protección que se tenga, inclusive guantes plomados.

De ser necesario puede colocarse un dispositivo en las dos manos, pero deben ser identificados previamente para no cometer errores al momento de leer los resultados.

Dosímetro de muñeca

Es utilizado por  usuarios que trabajan con métodos de radiofrecuencia, radioterapia e intervencionismo. Su calibración es de 0.07hp y 10 hp y debe ser colocado en el brazo que tenga mayor exposición a los rayos y es de uso intransferible.

Dosímetro de cuerpo entero

Este instrumento contiene una pinza que permite adecuarse perfectamente  a cualquier parte del cuerpo. Al igual que el dosímetro de muñeca posee una calibración de 0.07 hp y 10hp. Debe ser utilizado por una sola persona para mejores resultados.

De acuerdo al área de exposición debes seleccionar el dosímetro que más se adapte a tus necesidades, de esta manera estarás resguardando tu salud contra cualquier peligro.

¿Cómo se usa un dosímetro?

¿No sabes cómo usar un dosímetro correctamente? No te preocupes, si no tienes un manual de instrucciones. A continuación aprenderás cómo debemos usarlo dependiendo del dispositivo que obtengas.

Todo trabajador al ingresar a labores que signifiquen alguna exposición de rayos ionizados debe usar un dosímetro. Algunos contienen una pinza, otros un broche de sujeción que posee una envoltura que debe retirarse y colocarse justo en la zona del tórax.

Si se trata de un dosímetro de anillo lo debes colocar en el dedo de la mano que más utilices, igualmente sucede con el dosímetro de muñeca, que debe incorporarse en el brazo de mayor actividad.

Es muy importante que no intentes abrir por ninguna circunstancia el dosímetro ya que los cristales que contiene en su interior son muy sensibles y perderías los datos ya registrados.

Recomendaciones para el uso de un dosímetro

Los dosímetros son herramientas que deben ser utilizadas para una sola instalación porque si no corren el riesgo de no registrar datos exactos, a continuación algunos consejos que debes tomar en cuenta al momento de utilizarlos.

  • Deben guardarse en un lugar seguro fuera de las radiaciones, puede ser un recipiente especial destinado para él, o un mueble de madera.
  • Preferiblemente debe ser colocado en un área del cuerpo visible donde se reciba contacto con los rayos de luz ionizada.
  • Evitar el contacto de lo dosímetros con otros materiales que puedan contaminarlos como guantes, plásticos u otros objetos.
  • Se debe tener precaución y cuidado al momento de manipular los dosímetros, de igual forma es fundamental evitar  caída y golpes, ya que podrían alterarse los resultados.
  • Es recomendable después de utilizarlos ajustarlos a cero nuevamente.
  • Si se trabaja en centros diferentes, que requieran del uso de este aparato, entonces debes tener varios dispositivos.
  • Cuando en el área de trabajo se requiere llevar una bata, deberá colocarse el dosímetro debajo de la misma asegurándose que lo cubra completo, ya que si queda descubierto puede originar lecturas incorrectas.
  • Si en alguna oportunidad debes someterte a un estudio de exploración radiológica, entonces deberás retirar previamente el dosímetro y mantenerlo alejado de las radiaciones.

Tener precaución y cuidado es la clave fundamental para que lograr exactitud en las mediciones que emite un dosímetro. Si buscas resultados confiables no olvides seguir estas recomendaciones.

Sin lugar a dudas los dosímetros son instrumentos esenciales para minimizar accidentes y daños en la salud ocupacional de las personas. Un instrumento que a pesar de los cambios y los avances que ha obtenido es de vital importancia para preservar tu bienestar.

Dosímetro
Calificación

Deja un comentario