Tensiómetro

Tensiómetro

Para que seamos capaces de poder apreciar la presión o tensión arterial se nos presenta un instrumento llamado tensiómetro. La presión arterial es de gran importancia para que el flujo sanguíneo logre adaptarse a la necesidad del cuerpo. Cada uno de los latidos del corazón impulsa la sangre a todas las partes del cuerpo y la presión sanguínea varía entre: alta, cuando se acerca al corazón y baja, cuando esta se aleja de él.

Lo que conocemos como presión arterial no es más que la fuerza con la que la sangre se ejerce sobre las paredes arteriales. Por ende, mientras más sangre bombee el corazón, más alta será la presión.

¿Qué es el tensiómetro?

El tensiómetro, es un instrumento de medición creado para medir la presión que el flujo sanguíneo ejerce sobre las paredes de las arterias y venas. Este es un equipo de uso médico, que realiza un tipo de medición indirecta.

Podemos encontrar más de un tipo, éste varía entre el tensiómetro de mercurio, el tensiómetro digital y el tensiómetro aneroide. Aunque distintos, todos cumplen la misma función.

Consta de un mango unido a una cámara hinchable, un manómetro graduado, un tubo el cual conecta el manómetro a una pera de goma y una válvula encargada de controlar la salida de aire.

¿Quién invento el tensiómetro?

En el año 1727, Stephen Hales ingenió un método para calcular la presión sanguínea, que consistía en medir el nivel de altura que podía de alcanzar la sangre en un tubo, el cual se conectaba a una arteria.

Más tarde, en vista de esta peligrosa técnica, en 1896 Scipione Riva-Rocci creó un modelo mucho menos peligroso, el cual fue conocido hasta hace algunos años después como tensiómetro.

Antes de llegar a los métodos actuales, la práctica de medir la tensión era considerada de alto riesgo, a diferencia de ahora, que se conoce como una práctica común y sencilla.

Medir la tensión es, en nuestros tiempos, una de las  más sencillas, fáciles y útiles prácticas médicas, pero comenzó siendo una técnica  peligrosa y con un riesgo alto al aplicarla.

¿Cuándo se inventó el tensiómetro?

Gracias a rastros históricos, se cree que los antiguos egipcios fueron los primeros seres en medir el pulso, palpando las venas, aunque, la primera medición exacta, de la presión fue hecha en el  Siglo XIX.

Ese mismo año, fue el mismo Scippione, quien se encargó de inventar el modelo que conocemos ahora. Este era un tensiómetro aneroide. Pero, los tensiómetros digitales aparecieron por primera vez en el siglo XXI.

Historia del tensiómetro

Sabemos que en la actualidad, los tensiómetros, independientemente de su tipo, no generan molestia o dolor alguno, pero, no siempre fue así. Los primeros, que hicieron acto de presencia en el siglo XVll, eran realmente molestos.

Ya mencionado antes, el primer tensiómetro trataba de un tubo que se conectaba a una arteria, y enviaba la sangre a un tubo de cristal.  Y con el tiempo se introdujeron sondas de medición en las arterias principales.

Por suerte, estos métodos tan rudimentarios desaparecieron de la aplicación médica a finales del siglo XlX, cuando aparecieron los termómetros que conocemos ahora.

Jean Lénoard Marie Poiseuille, Francés, en el año 1828, describe el primer aparato de medición de la presión sanguínea, en una disertación doctoral “La forcé de coeur aortique”, dicho aparato, hecho con mercurio, es el predecesor de los tensiómetros.

El esfigmógrafo

Fue el primer aparato que midió la presión sanguínea de una invasiva. Ideado por Karl Von Vierordt. Saliendo a la luz en 1854. Luego, en 1880, es mejorado por Karl Ritter Von Basch.

Este aparato, es simplificado por el profesor  Potain, para que le sea permitido el uso cotidiano por los médicos. Según investigaciones hechas en el siglo XlX, el primer tensiómetro con manguito es creado por el médico italiano Scipione Riva Rocci.

Aunque los descubrimientos médicos fueron de gran peso, no se le dio reconocimiento a la utilidad de medir la tensión en el diagnostico médico hasta el año 1950.

A partir de allí, el tensiómetro se convirtió en un aparato vital para la medicina. Los tensiómetros han experimentado un cambio evolutivo sumamente útil. En 1993, Panasonic, la marca japonesa, presentó el primer tensiómetro digital de muñeca, basándose en el método de Víctor Pachon.

Partes del tensiómetro

La válvula

Es una pieza pequeña, con la forma de una perilla giratoria, que cumple la función de manejar la desinflación de la pera, de manera gradual, o rápida.

Bomba o pera

Una pieza de caucho redondeada, que realiza la modificación de la presión del sistema. Se utiliza mediante  la inflación de la bolsa centrada en el interior del brazalete.

Se conecta a unos tubos, quienes la unifican con el manómetro y el brazalete.

La anchura de la bomba se multiplica por 2,5, cuando esta se infla. Para así lograr la circunferencia del brazo del individuo. Ésta no está en los tensiómetros digitales, ya que no es necesaria.

Vía o manguera

Este tubo se encarga de movilizar el aire recibido desde la bomba, y lo traspasa al manómetro. Para así obtener la presión de aire que necesita el brazalete.

Estetoscopio

Se debe tener una gran consideración de la presencia de esta parte del tensiómetro, ya que afecta en el funcionamiento del tensiómetro. Es usado para escuchar los sonidos que el ritmo cardiaco puede producir.

Está compuesto por otras partes:

  • Una diafragma (pieza metálica que amplifica los sonidos).
  • La campana (quien es la receptora de sonidos y los transmite por las vías).
  • Olivas (tienen el trabajo de generar la comodidad y aislamiento de sonidos).
  • El fuelle (se encarga de precisar la tensión en los canales de los auriculares).
  • Los Tubos (son todos flexibles y de diferentes tamaños).

¿Cómo funciona un tensiómetro?

La resistencia que ejercen las arterias al flujo de la sangre, y la cantidad de ésta, que el corazón es capaz de bombear, son las que determinaran la presión arterial de un individuo.

Ésta es medida con el tensiómetro y se puede medir en dos valores.

  • La presión sistólica: De ésta se habla cuando el corazón se encuentra activo.
  • La presión diastólica: Aquí se nos presenta cuando el corazón yace en reposo.

En primer lugar, para comenzar a darle función, el tensiómetro se debe situar el tensiómetro en el brazo de la persona, y así este comenzará a añadir presión con el aire generado por la pera.

Una vez la presión ejecutada, supera la presión sanguínea, aplasta la arteria braquial y corta momentáneamente (unos segundos) el flujo de sanguíneo al antebrazo.

Llegados a este punto, el tensiómetro comenzará a soltar aire de la bolsa de manera gradual. Cuando el brazalete emite el primer sonido, la sangre vuelve a circular por la arteria de manera regular.

Esto nos indica que la presión ejercida por la sangre es la misma que la ejercida por el tensiómetro y por lo que el flujo sanguíneo vuelve a su normalidad.

Seguidamente, obteníamos como resultado la presión máxima o presión sistólica.

¿Cómo usar el tensiómetro?

Es importante, realizar medidas de tensión periódicas:

  • La primera medida, debe ser realizada por la mañana, antes de comer o ingerir cualquier tipo de medicamento,
  • Y la segunda, por la noche.

Se deben evitar los alimentos, la cafeína, el tabaco y el alcohol al menos durante los últimos 30 minutos antes realizar una medida.

Como prevención aparte, se recomienda ir al baño primero, ya que el tener la vejiga llena puede modificar la presión de las arterias.

Cada vez que se mida, se deben tomar dos o tres lecturas para asegurarse de que los resultados son exactos y correctos. No se debe medir la  presión arterial luego de despertarse, ni con la vejiga llena.

  1. Para medir la tensión de correcta manera, el individuo debe encontrarse sentado, con la espalda puesta en la silla, y con el brazo totalmente libre de obstrucciones.
  2. Una vez ubicado, se envuelve en tensiómetro alrededor de su brazo completamente al descubierto.
  3. Luego, se debe de colocar el diafragma del estetoscopio justo en el borde bajo, situado así entre el tensiómetro y el brazo.
  4. Con ayuda de la pera, comenzaremos a inflar el tensiómetro, de manera tal que el medidor indique que hemos llegado a los 180 milímetros de mercurio.
  5. Luego, debemos liberar la presión del brazalete. Para esto, abriremos la válvula ligeramente, y se realizará esta acción lentamente.
  6. A medida que la presión se encuentre descendiendo, se debe utilizar el estetoscopio para hacer una lectura rápida de la tensión sanguínea.
  7. Cuando la presión sanguínea, se halla dentro de la normalidad, ésta debe encontrarse en los 120 por encima de 80 milímetros de mercurio.
  8. Ahora, si el registro se encuentra sobre, o bajo esta, nos indica un descontrol en la tensión.

¿Para qué sirve el tensiómetro?

El tensiómetro, es el instrumento de usos médicos usado para medir de forma indirecta la presión arterial, la cual suele arrojarse en medidas físicas de presión, por reglamento en milímetros de mercurio.

También puede ser conocido como esfigmomanómetro o baumanómetro, aunque correctamente pronunciado es manómetro.

Tipos de tensiómetro

Tensiómetro manual

Este tensiómetro es el más básico por así decirlo, ya que éste calcula la presión utilizando la altura de una columna de mercurio que no requiere de una re calibración. Sin embargo, son utilizados por médicos o enfermeros que poseen experiencia.

Es común ver que sean utilizados en ensayos clínicos de drogas, o bien, en las evaluaciones realizadas a los pacientes de alto riesgo o a mujeres embarazadas. El brazalete que posee se coloca generalmente alrededor de un brazo, a la altura vertical del corazón.

Es importante que el brazalete seleccionado sea del tamaño correcto para el paciente, ya que, un brazalete muy pequeño puede generar una presión demasiado alta. Mientras que uno muy grande nos arroja una presión demasiado baja. Con este tipo de tensiómetro, es usual medir y registrar ambos brazos, ya que con ellos, es posible que pueda variar la presión significativamente.

El brazalete se infla hasta que la arteria del brazo esté completamente ocluida, mientras que se escucha la arteria braquial con ayuda del estetoscopio

Tensiómetro digital

Estos son mucho más sencillos de usar y pueden usarse en ambientes ruidosos. Emplean mediciones oscilométricas y cálculos electrónicos, a diferencia de los manuales que usan la auscultación. Para ser exactos, miden la presión arterial media, el pulso. Son más efectivos, debido a que, las presiones sistólicas y diastólicas son menos exacta con los tensiómetros manuales.

Esto se debe a que varían según muchos factores, como pueden ser la presión del pulso, la tensión arterial y el pulso. .A pesar de su gran precisión y  eficacia, pueden ser no recomendados para algunos tipos de pacientes.

Por ejemplo, aquellos que padecen arritmia, arteriosclerosis, pulso paradójico  o preclamsia, ya que sus cálculos pueden  ser corregibles para estas situaciones. Los tensiómetros digitales cuentan con un brazalete que, al igual que en los manuales, se coloca alrededor del brazo a la misma altura que el corazón.

Cuando se activa, se infla de manera automática, y el mismo brazalete reduce de manera gradual la presión, midiendo así la presión por método oscilométrico.

Importancia del tensiómetro

Según estudios realizados por  expertos, debemos tomar registros de nuestra tensión al menos una vez cada cuatro años, esto expendido entre los 14 y 45 años, y llegados los 45 años de edad, una revisión anual como mínimo.

Ahora bien, si padecemos de algún trastorno en la tensión, que pueda generárnosla alta o baja; entonces, deberíamos tener una revisión más continua.

El hecho de estar al tanto de nuestra tensión, de un modo constante y regular, nos favorece, ya que nos ayudará a conocer nuestro ritmo arterial. Y nos servirá como prevención de posibles enfermedades que puedan complicarnos.

Es por ello que la existencia de este instrumento es sumamente importante, porque es él quien nos facilita tener este control. La toma de tensión es un proceso sumamente fácil, el cual puede realizar cualquier persona.

Así como ya sabemos de su importancia, debemos saber cómo utilizarlo correctamente. Así, podremos realizar este chequeo sin problema alguno, y de manera regular como es requerido.

Deja un comentario